Los mejores templos de Angkor (Camboya)


Cuando planeas tu viaje a este país, es porque te interesa la cultura y quieres aprender y conocer los templos que aún quedan en pie de este maravilloso lugar. 

Para ello, lo mejor que puedes hacer es viajar hasta Siem Reap, un pueblo con mucha vida situado a escasos kilómetros de la joya del país, Angkor

Lo siguiente que debes saber es que hay más de mil templos dispersados por el Parque Arqueológico de Angkor, por lo que tendrás que decidir cuál de ellos quieres visitar ya que no te va a dar tiempo a verlos todos y tampoco hace falta, ya que muchos son muy parecidos o están sin mantenimiento alguno. 

¿Cuánto cuesta la entrada a Angkor?

Lo primero que debes saber, es que para acceder al parque debes pagar una entrada (si eres turista, los locales no lo hacen), y que se paga por días. Si vas a visitarlo un día son 37$, si son 2 o 3 días sube hasta 62$ y 72$ por una semana (precios de 2019).

No hace falta comprarla por internet ya que el guía que contrates, lo primero que hará es llevarte hasta las taquillas, que se encuentran bastante retiradas de los templos, para que las compres. Allí, fíjate en las colas que vendan la entrada de los días que quieres y te harán una foto con una webcam para ponerla en tu carnet personalizado que te pedirán a la entrada del parque. No lo pierdas o tendrás que volver a pagar. 

¿Dónde puedo contratar un guía para Angkor?

La forma más relajada de visitar el parque, es contratando un guía o un conductor para que te lleve a los mejores sitios y te recomiende. En nuestro caso, contratamos al mismo chico que nos recogió en el aeropuerto y que trabajaba para el hotel donde nos alojamos, por lo que fue todo muy fácil. 

Os recomendamos que hagáis como nosotros y os pongáis en contacto con el hotel para decirles que queréis contratar un conductor o guía y ellos os ayudarán cuando lleguéis. 

En nuestro caso, buscando por distintas webs, blogs y foros, llevábamos una idea de cuáles eran los precios que se suelen manejar para realizar este tipo de tours. Y al final, vimos que nos salió mucho más barato que si lo hubiéramos cogido desde España a través de cualquier web.

Nuestro conductor, Sokvann. Muy majo, pero deberías cambiarte la moto!
Tienes varias opciones, la más económica es un conductor con tuktuk de habla inglesa (o al menos lo intentan) o uno que hable español (aunque esto solo es necesario en el caso de que quieras que te guíe y te hable sobre cada templo). 

Nosotros, como viajeros low cost, contratamos solo conductor, ya que el guía de habla hispana vale como 6 o 7 veces más (aunque seguro que merece la pena que te cuente algo sobre los templos, ya que nosotros prácticamente íbamos, nos hacíamos 4 fotos y adiós). 

El conductor básicamente te lleva a los templos y te deja el tiempo que quieras para verlos, mientras él espera fuera con otros conductores a la sombra de algún árbol. 

Circuito corto y circuito largo 

Cuando contrates tu guía o conductor, lo más normal es que te pregunte qué quieres ver, aunque es mejor que te dejes aconsejar, ya que ellos conocen muy bien el lugar y saben que sitios son mejores para visitar y cuáles no merecen la pena. 

Pero los dos circuitos más típicos son el corto y el largo, que son los que suele hacer la gente que visita este lugar y solamente tiene 2 o 3 días para hacerlo, como es nuestro caso. 

Circuito corto 

En el circuito corto vas a visitar la joya de la corona, el templo más conocido y el más grande de todos, Angkor Wat. Para recorrerlo necesitarás de un par de horas (cuando nos lo dijo el conductor pensamos que no tardaríamos tanto... pero sí!). Y es que es inmenso, solamente el recinto donde se encuentra el templo, ya es espectacular. Y adentrarte en sus numerosos pasillos, habitáculos, ventanas y escalones merece mucho la pena.

Paseando por Angkor Wat
El problema es que es el más famoso, es el primero que se visita por la mañana y esto conlleva que sea el más petado del lugar, por lo que tendrás que hacer magia para hacer fotos sin que aparezca nadie más de fondo (pero se puede, es muy grande y hay muchas zonas por donde la gente ni pasa, ya podéis ver las fotos que hicimos).

Una de las opciones que te dará tu conductor o guía es ir a ver el amanecer a este templo (Sunrise Angkor Wat), eso sí, deberéis madrugar ya que seguramente os recojan en vuestro hotel sobre las 5 de la mañana. Nosotros no lo hicimos, así que no podemos decir si merece la pena o no.

Paredes infinitas talladas a mano en Angkor Wat
El siguiente que visitaremos es el área de Angkor Thom, mucho mayor que el anterior y rodeada de un foso de agua inmenso, donde encontraremos varios templos en su interior. El más interesante es el templo de las caras, el templo de Bayón. Y es que hay más de 200! Y muchas de ellas se conservan bastante bien. Podéis hacer un recorrido andando por otro templos cercanos, que nosotros no hicimos por el calor que hacía. 

Bayon Temple, el templo de las caras
La siguiente parada es Ta Prohm, conocido como el templo de las raíces y que ha sido escenario de películas como Tomb Raider, gracias a sus espectaculares árboles que han crecido sobre sus muros y torres, dándole al templo un aspecto increíble.

Típica foto de turista que se hace todo el mundo en este templo (suele haber cola)
Circuito largo 

Este no lo hicimos, ya que nuestro conductor nos dijo que no era muy interesante y que nos hacía el otra ruta mejor. Así que le hicimos caso y os enseñamos el circuito que nos hizo para el segundo día y que fue bastante interesante y que incluye algunos templos del circuito original

La primera parada fue Pre Rup, un templo hinduista que destaca por su interminable escalera y desde el que tendremos una vista muy buena de la selva que conforma el parque. Estuvimos solos hasta que llegó una excursión de 30 chinos (los veréis por todos lados).

Pre Rup
Después nos llevó hasta Banteay Srei, situado a unos 30 km de la ciudad (tardamos mil años en llegar con el tuktuk). Un templo de roca rosada y con unos detalles muy finos y distintos a los que habíamos visto el día anterior. Se trata del único templo construido por mujeres, dedicado a Shiva y que parece una miniatura comparándolo con los demás, pero los detalles tallados en la roca son impresionantes.

Banteay Srei
En el camino de vuelta nos llevó al Cambodia Landmine Museum, en el que podemos ver la historia cercana de este país en el que todavía quedan entre 4 y 6 millones de minas antipersonas dispersadas por los bosques de Camboya. La entrada va destinada a los voluntarios que cada día se juegan la vida buscando y desactivando estas bombas que están cerca de colegios y ciudad y que se siguen cobrando las extremidades e incluso la vida de cientos de camboyanos al año.

Lugar donde almacenan cientos de bombas y minas anti-personas encontradas en el país.
Un lugar muy recomendado en el que podrás conocer de primera mano la historia del país, gracias a fotografías y testimonios de la gente que ha vivido la guerra y de las consecuencias que tuvo y cuyas imágenes te dejarán helado. 

Como todavía nos quedaba tiempo, nos llevó hasta un templo escondido, fuera de los recorridos típicos, en el que apenas vimos gente y el que estuvimos completamente solos (bueno, habían 2 gatitos echándose la siesta dentro del templo), conocido como Banteay Samré.

Banteay Samré
Y, por último, nos llevó hasta uno de los templos que podemos ver en ambos circuitos, Banteay Kdei. Muy parecido al que vimos el día anterior, ya que los árboles inmensos parecidos a las secuoyas, han crecido por todo el templo. 

Banteay Kdei
Guías 

Aquí, en este último templo, nos pasó una cosa curiosa. Y es que en muchos templos veréis como hay diversos guías (con traje y tarjetas oficiales) dando vueltas o hablando con turistas. Muchos de ellos, están por allí esperando "cazar" algún turista para poder hablarles un poco de las curiosidades de los templos a cambio de una limosna. 

Mientras hacía fotos, uno se nos acercó y nos avisó de un mural muy bonito oculto en una sala, y nosotros pues le hicimos caso y le seguimos. A partir de aquí, el chico no nos dejó ni respirar un segundo y nos guió por todo el templo, hablándonos (en su perfecto inglés) de las particularidades del mismo, así como de los puntos en los que podíamos hacernos las mejores fotos. De hecho, nos hizo bastantes y nos descubrió algunas opciones de la cámara del móvil que desconocíamos (se las saben todas).

Foto que nos hizo el chico que nos guiaba en este templo
Al principio nos sentimos un poco acorralados y cazados aunque accedimos a todo lo que nos decía hasta que le dijimos que no teníamos más tiempo. Le dimos 5$ y nos fuimos por donde habíamos venido. 

Al final, esta gente se tira muchas horas ahí al sol, habrán pasado sus cursos y conocen el lugar, te cuenta la historia del templo (y por una parte está bien, ya que nos hemos tirado dos días visitando templos sin tener ni pajolera idea de qué es cada uno, cuando se construyó o porque los budas no tienen cabeza en la mayoría de ellos). Por lo que es una manera de contribuir con la economía local y además aprender de gente que vive y son de allí. 

Consejos o tips 
  • Busca en internet los precios de los guías y conductores disponibles para tus fechas, para poder comparar una vez allí los precios que te de el hotel. A nosotros nos costó 15$ el circuito corto y 25$ el circuito largo no oficial contratándolo directamente en el hotel. Solo conductor.
  • Intenta salir del circuito oficial para evitar las masificaciones y aglomeraciones en los templos más famosos. Busca por internet rutas alternativas como la nuestra del segundo día y propónselas al guía. 
  • Lleva ropa cómodacrema solar y mucha agua. El calor es insoportable. Intenta quedar con el conductor lo más pronto posible para evitar llegar a los templos a las horas de máximo calor. 
  • Si te quedas sin agua, no te preocupes, en casi todos los templos hay pequeños puestos donde podrás comprar lo que quieras, desde bebida hasta artesanía y recuerdos por muy poco dinero.
  • Respeta los templos. Evita tocar las paredes o murales, así como trepar, saltar o pasar por lugares prohibidos. 
  • Las chicas debéis llevar camisetas o vestidos que cubran vuestros hombros y rodillas para poder entrar a los templos.
  • Los circuitos son por la mañana, por lo que normalmente estaréis a la hora de comer en vuestro hotel. Así que desayunar fuerte o llevaros algo para almorzar para aguantar hasta la hora de comer. 
  • Si el hotel tiene piscina, mejor que mejor, ya que se agradece después de estar todo el día pateando los templos a más de 35 grados. Aquí os dejamos un descuento por si lo reserváis a través de Booking
  • Puede que os encontréis o que os ofrezcan excursiones en elefante (nosotros solo los vimos pasar, sin nadie montado). Aunque parezca muy bonito y tentador, esos animales deberían estar libres y no llevando turistas en su espalda. Así que no vale todo por una foto
  • Veréis algunos niños pidiendo limosna o vendiendo regalos, NO LE DEIS NADA. Esos niños deberían estar en la escuela y no ahí explotados por los padres para conseguir dinero. 
Niño con su cartera, donde tenía más dinero que yo
Mapa 

Aquí os dejamos las localizaciones de los templos que visitamos en Angkor, tanto en el circuito corto del primer día como el circuito largo del segundo. 


Por último, si queréis saber Qué hacer en la ciudad de Siem Reap, dónde alojaros, qué visitar y cómo llegar, la semana que viene publicaremos un post al respecto. 

Si tenéis cualquier duda, podéis dejarnos un comentario aquí abajo o escribirnos a franbeni90@gmail.com y estaremos encantados de ayudaros.  


Comentarios