Ruta al Monasterio de la Murta (Alzira)


En el precioso Valle de la Murta se encuentran las ruinas de un antiguo monasterio construido entre los siglos XIV y XV y del que aún se conservan algunas estancias. 

La ruta que nos lleva hasta el es muy cortita y las pueden hacer también los más peques de la casa ya que discurre por una pista forestal llana y sin desnivel y desde el aparcamiento de coches hasta el edificio apenas hay un kilómetro de distancia. 

Nos encontramos dentro del Paraje Natural Municipal de la Murta y la Casella, declarado en 2004 y que pertenece al municipio de Alzira (Alcira). 


Nada más comencemos la ruta, veremos el cartel que nos indica el horario de acceso al Paraje (varía según la época, 8h-18h de Noviembre a Febrero, Marzo y Octubre 8h-19h y de Abril a Septiembre de 8h-20h) y una caseta de información del paraje que, en el momento que nosotros fuimos, se encontraba cerrada (antiguamente era la Casa del Guarda, y data del siglo XIX). Sin embargo, los carteles que te vas encontrando durante el recorrido te hacen buena idea del lugar donde estás (está muy bien cuidado). 

Tras recorrer esos mil metros de la pista forestal, disfrutando de las vistas al valle, llegaremos a un lugar en el que se concentran grandes ejemplares de pino piñonero (a falta de secuoyas, estos son los árboles más impresionantes que podemos ver en la Comunidad Valenciana). 



Justo después, pasaremos por encima del puente de Felipe II, que tiene los mismos años que el monasterio, aunque ha sido restaurado en varias ocasiones. Este puente nos da acceso a la entrada principal del Monasterio de Santa María de la Murta, una de las estructuras que aún siguen en pie. Sin embargo, no podemos acceder a su interior por su peligrosidad, ya que lleva en ruinas más de 150 años y solamente tiene algunos apuntalamientos.


La historia de este monasterio es bastante larga. Su construcción se inicia en el siglo XIV en el también llamado Valle dels Miracles o Valle de Miralles, cuando se dona a los ermitaños. Su estilo arquitectónico se enmarca dentro del estilo gótico valenciano. 

En 1530 la familia Vich se refugió aquí huyendo de la peste y nació la hospedería D. Joan Vich. Este linaje se declara protector del cenobio. Y, a partir de los siglos XVI y XVII el monasterio se engrandece gracias a las aportaciones de estos linajes para nuevas construcciones y reformas. La Torre dels Coloms (Torre de las Palomas) se construyó en 1528 y es lo más representativo del monasterio ya que es lo que mejor se conserva del monumento. 


Sin embargo, en el siglo XIX, debido a las sucesivas exclaustraciones se inicia el abandono de todas las construcciones y apenas se ha hecho nada desde entonces. en 1989 el ayuntamiento de Alzira adquiere el valle iniciando la recuperación de todos los elementos culturales y naturales. En 2002 se declara Bien de Interés Cutural como monumento. 


Justo detrás del monasterio encontramos una serie de obras hidráulicas como un par de balsas de agua y un acueducto que baja el agua desde la fuente de la murta, situada un poco más arriba y hasta la que se puede llegar por un pequeño sendero. Junto a ella, los restos de la antigua Ermita de Santa Marta de la que aún se conserva un mural de su pared gracias a un techado de madera colocado recientemente. 




Además, anexo al monasterio se encuentra un recinto donde encontramos una antigua almazara (prensa de aceite del siglo XIX), una casa señorial donde se encontraba la antigua hospedería del convento, la Capella de la Mare de Déu de de la Murta y el Jardín Romántico, al que no pudimos acceder ya que solo lo abren en época estival). 

Vistas al interior de la Almazara (una prensa de aceite que utilizaba tracción animal para mover la gran piedra).

Y con esto ponemos fin a la ruta de hoy. Aunque debemos contaros que dentro de este valle podemos hacer numerosas rutas como la Senda Botánica (muy cortita pero interesante), la ruta circular que sube hasta la Creu del Cardenal (visible desde el monasterio) y pasa por el Pas dels Pobres o La Ruta de los Monasterios que se hace en varias etapas y discurre por los monasterios más importantes de la comarca (y este es uno de ellos). 

Por otra parte, queremos promover la restauración de este tipo de construcciones que forman parte del patrimonio cultural e histórico de nuestra tierra. Hay bastante camino por hacer (las horribles y antiestéticas vallas de obra con telas verdes rotas y los carteles hechos a mano prohibiendo el paso desmejoran mucho el resto de intervenciones). 

Cómo llegar 

Para llegar hasta el inicio de la ruta deberemos dirigirnos hacia la población de Alzira y seguir el Carrer de la Travessa que es la pista que se adentra en el Valle de la Murta. El coche lo dejaremos justo al final de la carretera, en un aparcamiento que cuenta con un área recreativa para descansar y comer. 

Comentarios