Qué hacer 7 días en Tenerife


      En esta entrada os vamos a enseñar cuáles son los lugares imprescindibles que debes visitar en la isla de Tenerife si vas a estar una semana. 

     Siempre que te dispones a realizar un viaje tienes que tener en cuenta la época del año en la que vas para saber cuáles son las mejores opciones. Sin embargo, en esta isla la temperatura suele ser la misma durante todo el año (superior en verano), así que los planes que te traemos te pueden servir independientemente de la estación del año en la que la visites. 

    Antes de nada, tenéis que saber que aunque puede parecer una isla pequeña, las diferencias de temperaturas y los contrastes entre el norte y el sur son bastantes pronunciados. 

     Nosotros elegimos hospedarnos unos días en el sur y otros en el norte para poder disfrutar de la isla por completo y las distancias pueden ser considerables dependiendo de la zona en la que os alojéis. 

El Sur 

      En el sur, las temperaturas son mucho más cálidas, así lo veremos en su paisaje, mucho más lunar, seco, sin apenas vegetación y con playas mucho más apetecibles. Es por tanto, el lugar perfecto para aquellos que llevan un plan playero.

Rutas de senderismo

     Nosotros dedicamos los días que estuvimos por el sur para visitar el Parque Nacional del Teide. El primer día quisimos subir hasta lo más alto del territorio español. Así que nos fuimos hasta el Teleférico que nos lleva a un bonito mirador, pero para poder subir hasta la cima real, todavía nos quedaba una caminata fatigante (subes muchos metros en poco espacio y en mucho tiempo puesto que aquí cuesta más respirar, estamos a más de 3.500 metros de altura). Aquí os contamos cómo hacerlo.


     Además, en el sur, destacan los pequeños pueblos costeros como Los Cristianos, Costa Adeje y Playa de Las Américas que se han convertido en macrourbanizaciones con apartamentos y hoteles todo incluido, ideal para los guiris pero no para aquellos que buscamos algo más de tranquilidad y aventura.

       Otra de las rutas que hicimos en la isla fue la del volcán Chinyero, el último que entró en erupción en la isla, allá por el año 1909. Sin duda es la zona con mayores contrastes de colores de la isla. Aquí os la enseñamos con mas detalles.


Avistamiento de cetáceos 

       Una de las actividades que hicimos en la isla fue coger un barco para intentar ver cetáceos como delfines y calderones en su medio natural, el océano. ¡Todo un acierto! Lo hicimos con el catamarán Bonadea II, muy amables, buen precio y respetan mucho a estos animales.


      Para alojaros en el sur de la isla, nosotros recomendamos Los Gigantes. El acceso es un poco complicado ya que la carretera que baja hasta Puerto de Santiago o Los Gigantes tiene un desnivel elevado y puede ser cansina si decidís estar la semana entera en la misma zona.

Acantilados de Los Gigantes
      Una de las mejores rutas de senderismo que podéis hacer aquí es aquella que parte del bonito pueblo de Masca (solo visitar el pueblo y las vistas merece la pena). Esta ruta parte de Masca (en lo alto de la montaña) y bajaremos por el barranco hasta una bonita playa en la que tendréis que coger uno de los barcos que os devuelven a Los Gigantes, ya que no querrás volver por el mismo camino.

Masca
       Si tenéis tiempo podéis ir a ver el Faro de Punta de Teno, situado en la zona más occidental de la isla donde dicen que hay uno de los mejores atardeceres de Tenerife (nosotros no pudimos ir...). 

El Norte 

       Seguimos nuestra "ruta circular" a la isla y visitamos uno de los pueblos más conocidos de la isla, Garachico. Famoso por sobrevivir a una colada de lava que sepultó medio pueblo en 1706, te emocionará pasear por sus bonitas calles blancas y las piscinas naturales (llamadas "calentón") que la lava formó.


Drago milenario

         Nuestra siguiente parada es el bonito pueblo de Icod de los Vinos, donde nos perderemos por sus estrechas calles para encontrar uno de los iconos tinerfeño, el Drago milenario. Si queréis verlo desde cerca tendréis que pagar entrada (ya que está en una casa privada), pero desde la plaza del pueblo te puedes hacer la foto a escasos metros de él. Si subís por esa misma calle, un poco más arriba hay otro impresionante drago en una pequeña placita.


Puerto de la Cruz

       Y por fin llegamos a uno de los municipios más icónicos de Tenerife, Puerto de la Cruz. Os recomendamos caminar por su paseo marítimo, bañaros en la playa, visitar la batería de costa y, si os gustan las piscinas, entrar en el Lago Martiánez (nosotros no lo hicimos). También nos habían recomendado visitar el Jardín Botánico pero llegamos tarde.


       Nosotros elegimos San Cristóbal de la Laguna para alojarnos en el norte por el precio que tiene. Es una gran ciudad donde se encuentra la Universidad, por lo que hay numerosos apartamentos a buen precio. Aquí el tiempo ya se nota que es bastante distinto al sur y nos toca sacar la la ropa de abrigo de las maletas. 

Anaga 

        Una de las mejores opciones que tenéis en el norte de la isla es perderos por el Parque Rural de Anaga. Decidimos hacer una de las rutas más bonitas del parque (Sendero de El Pijaral, también llamado "El bosque encantado"), por la que tienes que pedir permiso (vía online).


      El día nos salió muy soleado por lo que es bosque húmedo perdió su encanto aunque las vistas en el acantilado con el Teide de fondo son espectaculares. 

Anécdota Por no volver por el mismo camino, nos perdimos. Así que nos tocó bajar hasta un pueblo en medio de la nada, donde no vivía nadie y seguir por la carretera unos 10 km hasta que llegamos al aparcamiento donde dejamos el coche. Deshidratados, muy cansados, sin comida. Haciendo auto-stop. Ninguno de los 3 coches que pasaron, durante el trayecto que duró más de una hora, se paró (no si quiera los forestales que pasaron varias veces). 

Santa Cruz de Tenerife

      Otro de los municipios que visitamos fue Santa Cruz de Tenerife, la capital. Sin embargo, fue la que menos nos gustó. El hecho de que sea la ciudad principal de la isla y de la Comunidad Autónomas de Canarias la hace fría y aburrida (que me perdonen los que allí viven). 

       Lo único que se salva es el Parque Municipal García Sanabria, donde podréis encontrar una representación de la flora local, de la península y del resto del mundo, separada en diversos ambientes. 

      Y si sois amantes de la arquitectura y os apasiona el mundo Calatrava (a mi se me parece todo mucho) podéis ir a ver el Auditorio de Tenerife, aunque sea para haceros unas fotos a ese mamotreto que Dios sabrá cuanto costó hacerlo y que, como todo lo que hace este señor, a los pocos años se cae a pedazos.


          Aunque el tiempo no nos acompañó durante el viaje (era primavera) como para bañarnos en ninguna de las playas de la isla, visitamos una de las más conocidas, la playa de las Teresitas. Quizás una de las pocas donde la arena o piedra no es negra, sino dorada, debido a que es una playa artificial rellenada con arena del Sáhara y con diques que frenan la erosión y el fuerte oleaje. Es decir, una playa hecha para los turistas de playa. 


Además de este post, tenemos algunos más de la isla.

Mapa 

Os dejamos el mapa de la isla con aquellos lugares que hemos visitado y que os recomendamos! 



Comentarios