Revive La Granadella


     Visitamos el Parque Forestal de la Granadella seis meses después del incendio que tuvo lugar en septiembre de 2016 para conocer el estado actual del paraje gracias a los trabajos que están realizando en ella y al poder de la naturaleza. 

    "El fuego forma parte del ecosistema mediterráneo". Son palabras de Jorge Mataix-Solera, investigador y experto en el impacto de los incendios forestales sobre los suelos, y profesor de Edafología e Incendios Forestales en la UMH, es decir, fue uno de nuestros profesores y uno del que más aprendimos. 

      Y hay que acostumbrarse a escuchar esta frase mucho más. Tenemos la percepción equivocada de que los incendios siempre son malos para nuestros bosques, pero no es así. Tratar de evitar los incendios por completo es un error ya que nos puede llevar a siniestros mucho más catastróficos. 


     Cuando nos acercamos a la cala, nos sorprende ver que la carretera que da acceso a ella, donde se encuentra el merendero, no ha sido afectada y aún se mantiene la enorme pinada. 

     Pero justo antes de encontrarnos con la hilera de casitas que hay frente al aparcamiento, la imagen es desoladora. esa densa pinada se corta por completo y se transforma en una desierto, puesto que han talado todos los pinos quemados y no han dejado nada en pie. 



      Como se puede observar en la imagen anterior, estas colinas estaban únicamente pobladas por pino carrasco, ya que, tras los anteriores incendios acaecidos en la zona, se repobló la zona solo con este árbol. Un error muy habitual en las repoblaciones

        ¿Por qué? Pues aquí va una imagen que vale más que mil palabras. 


    La repoblación que ha tenido lugar en nuestras montañas durante mucho tiempo ha sido de esta manera. Podemos observar este error en numerosos lugares de la provincia. Y... ¿por qué es un error? Este tipo de repoblaciones en las que toda la masa arbórea es de la misma especie, tiene la misma edad, el mismo porte y completamente homogénea provoca que los incendios sean devastadores e igualmente homogéneos ya que el fuego se desplaza sin control y sin freno. 


    Sin embargo, en aquellos lugares donde el estrato arbustivo como la coscoja, el romero, el lentisco, el aladierno o el espino blanco, era abundante, la recuperación no es "milagrosa" como decía un periódico provincial hace unos días, es algo normal en las montañas mediterráneas. 

   Hablamos de especies rebrotadoras, como el palmito (nuestra palmera), que aunque se queme la parte área por completo, vuelven a salir brotes verdes al cabo de poco tiempo. Y es que estas especies se han adaptado al fuego e incluso, muchas de ellas, necesitan de ellos para su reproducción. 



      En la ladera de su extremo sur (foto anterior), la humedad, la diversidad de especies rebrotadoras y la rápida actuación del ayuntamiento (creando fajinas con los troncos de los pinos quemados para evitar la erosión) hace que la recuperación sea mucho más notable que en otro lugares donde la erosión ya ha hecho estragos. 


     Sin embargo, en la ladera norte, mucho más escarpada, con ausencia casi por completo de estrato arbustivo y con muchas más horas de sol al día, la recuperación va a ser muy muy lenta. En este momento, solo unos fotogénicos gladiolos silvestres (la famosa foto del Diario Información) que apenas se ven a más de 50 metros de distancia, dan color a una zona completamente arrasada



      "Prevenir antes que curar". Se gasta mucho dinero en apagar estos incendios pero muy poco en evitarlos. Otro craso error al que estamos malacostumbrados y que daría para otro debate y otro post mucho más extenso. 

          De lo que estamos seguros es que este bello paraje se recuperará con o sin nuestra ayuda, tarde o temprano porque la naturaleza es sabia y además no nos tiene rencor. 




       No os perdáis esta entrevista a nuestro querido y admirado profesor, Jorge Mataix-Solera, que tanto nos enseñó y nos sigue enseñando, en tema de incendios forestales.

Vídeo

Os dejamos el vídeo que compartimos en nuestro Facebook.



Comentarios

  1. Que alegría, el otro día, en fallas aproximadamente estuve allí y puede verlo en primera persona. Yo viví el incendio y me quedé desolada... pero ha sido un gran alivio ver que poco a poco se va viendo vida, la fuerza de la naturaleza.
    Enhorabuena por el blog es fantástico!! Me quedo por aquí para no perderme nada.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!! Como ya decimos en esta entrada, nuestros bosques están acostumbrados a los incendios. Así que más tarde o más temprano se recuperarán. Y esta cala volverá a lucir en unos años como ya lo hacía hasta ahora.

      Un saludo!

      Eliminar

Publicar un comentario