Las Fuentes del Algar (Callosa d'en Sarrià, Alicante)


       Les Fonts del Algar se encuentran a unos 3 km de Callosa d'en Sarrià (Alicante) y están constituidas por una serie de cascadas y remansos de agua (tolls) que el agua ha ido modelando en un entorno completamente kárstico. 

           Se trata de un lugar único en la Marina Baixa que podemos disfrutar durante todo el año. En invierno, y después de grandes temporales de lluvia porque baja mucha agua (como en la época que la hemos visitado) y en verano, ya que el agua procede de unos pozos situados en su nacimiento para después bombearla al Embalse de Guadalest


         Nada más llegar vamos a ver que es una zona completamente antropizada y muy turística. Como si se tratase de un parque acuático o un zoo, te harán la típica foto a la entrada que luego tratarán de venderte. Posteriormente pasarás por un restaurante (antes no te quedaba otra, ahora puedes evitarlo) y por la taquilla, donde deberás pagar la tarifa de turno para poder entrar. 

       Nosotros fuimos una tarde de Febrero, se encontraban de reformas (el temporal destrozó barandillas y puentes) y no había nadie en taquilla, así que, para dentro. 


        Lo primero que vas a ver es un bonito puente desde el que podrás observar la cascada principal metida en una especie de cueva. Justo al lado el pedazo de restaurante. Aquí empieza el ascenso. 

            Una bonita, poco discreta, pero segura y cómoda pasarela nos va llevando por todos los tolls y cascadas que nos vamos a ir encontrando en el camino. 

Zona de saltos
     Encontraremos algunas zonas habilitadas para saltar (aunque siempre avisan que no de cabeza y con precaución) y muchos carteles que nos indican que está prohibido comer fuera de las zonas habilitadas. 




      Nuestro camino termina en un remanso de agua donde podemos observar numerosas fuentes y manantiales. El agua brota por multitud de lugares y ya no podemos avanzar. Toca darnos la vuelta y bajar por los mismos escalones por los que subimos.



      Nuestra visita fue tras unas recientes lluvias, por eso veréis en todas las fotos que el agua baja con mucha fuerza por todos lados. Sin embargo, si lo visitáis en verano, aparte de encontraros con mucha gente (como si fuera la playa de Levante de Benidorm), apenas baja un caudal mínimo perfecto para el baño (si no os importa bañaros en agua congelada).


Nota 

       Recomendamos enormemente su visita tras temporales, en temporada baja. Puedes aparcar donde quieras, visitarlo en pocos minutos y disfrutar de los sonidos de la naturaleza. 

         Pero no podemos recomendarlo en verano, ya que se ha convertido en un lugar muy conocido y sin ningún encanto. A no ser que te gusten las aglomeraciones y los espacios abarrotados. A nosotros no. 

          Antiguamente (hace unos 10-15 años) la entrada era simbólica y se destinaba al mantenimiento de este espacio natural. No habían socorristas ni escalones de cemento. La gente campaba a sus anchas y se fue convirtiendo en un lugar masificado, donde la gente llevaba sus sillas de playa, sombrillas y neveras y se plantaba en cualquier lugar. Ahí decidimos no volver nunca más. 

         Ahora parece que se controla todo mucho más, aunque debes pagar un precio por ello. Pagar por aparcar, pagar por entrar, pagar por comer, y casi por respirar. Algunos estarán a favor, otros en contra, pero lo cierto es que fue un espacio natural que se ha convertido en un parque acuático en verano para sacar beneficio.


Vídeo 


Cómo llegar 

          Es fácil llegar ya que está indicado desde el mismo pueblo de Callosa d'en Sarrià. Una vez allí, tendréis diez mil aparcamientos donde dejar el coche (solo uno gratuito) y otros tantos restaurantes donde comer. 


4 comentarios:

  1. Gracias por el paseo y los consejos.
    Lo apunto en la agenda para visitarlo.

    ResponderEliminar
  2. Tienes bastante razón. Yo las vi cuando era un niño y eran más naturales. Volví hace unos 5 años y demasiadas aglomeraciones y da la impresión que entras en un parque temático y hasta por aparcar fuera del parque recuerdo que me cobraron.
    En fin, es lo que hay...
    saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar y comentar! Veo que no solo nosotros tenemos esa impresión. Tenemos ejemplos cercanos como el Pou clar de Ontinyent donde hay control respecto a lo que puedes meter o no, pero no cobran ni por aparcar ni por entrar y el paraje se mantiene bastante bien. Entendería pagar un precio simbólico (1€ por ejemplo) por entrar y siempre y cuando haya un aforo máximo y ese dinero sea para mantenimiento. Pero no meter a 3000 personas cada día cobrando 5€ por cabeza. Eso es negocio puro y duro.

      Un saludo!!

      Eliminar