Otoño en la Font Roja


      Más allá de la ciudad de Alcoy nos encontramos con uno de los espacios naturales más bonitos de la provincia de Alicante, sobretodo en esta época del año. Hablamos del Parque Natural de la Font Roja, declarado en 1987, constituye la mejor representación del bosque mixto mediterráneo de toda la Comunidad Valenciana. Es una formación montañosa con una marcada diferencia en sus dos vertientes (umbría y solana). 

           Como ya he mencionado antes, esta es una de las mejores épocas para visitar este parque ya que no tiene nada que ver con el resto del año ni con el resto de espacios naturales de la Comunitat Valenciana. 

          Para comenzar nuestra visita tenemos que dirigirnos al Santuario de la Virgen de los Lirios, en pleno parque natural, donde se encuentra la Font Roja (1891), que da nombre al parque. Se trata de un edificio moderno adosado a una iglesia y una fuente que da agua todo el año, respectivamente. 


Abajo podemos ver el Santuario y al fondo la ciudad de Alcoy.
      Comenzamos la ruta que nos llevará al Menejador, el punto más alto del parque. Para ello debemos aravesar los chalets abandonados en los que se alojaban los más pudientes de Alcoy hace años y la zona de pic-nic donde se hacían paellas y barbacoas hasta que se decidió prohibirlo por su peligrosidad. 


      Tras subir una breve cuesta llegamos a una explanada, llamada el Pla de la Mina, donde ya podemos ver el mosaico de colores que dibuja el bosque en esta estación. Y además, una representación de cómo se elaboraba hace muchos años el carbón para cocinar, las carboneras. Otro de los elementos restaurados que podemos observar es un antiguo horno de cal, a la derecha de la carbonera. 

Representación de una antigua carbonera
          Justo enfrente de esta explanada, nos encontramos con un cartelito metálico del parque con una flecha en amarillo, que nos indica la senda que debemos coger para subir al Menejador (no seguir la pista ancha, por ahí volveremos). 

         Se trata de una senda que discurre por en medio del bosque de carrascas y que nos va a permitir disfrutar de los colores de los arces, los fresnos y demás árboles caducifolios que colorean el bosque. Aunque vamos ascendiendo rápidamente, la senda no se hace dura y se puede hacer con niños y perros (que te los encontrarás a montones si vas en fin de semana).




         Y llegamos arriba, al Menejador, donde nos encontramos una caseta de vigilancia rodeada de antenas y una estación meteorológica. El vértice geodésico se encuentra un poquito más adelante (al que hay que trepar porque no está a ras de suelo) y nos indica que estamos a 1352 metros de altura sobre el nivel del mar. 




        Aquí arriba podremos ver también bastantes especies rupícolas, que logran crecer en las pequeñas grietas que deja la roca, como por ejemplo la Jasione foliosa o la Potentilla caulescens, que ahora se encuentra también con tonos rojizos. 

Cincoenrama o te de soqueta (Potentilla caulescens
        Tras coger un poco de aire, disfrutar de las vistas y echar un trago (o comer, según la hora que subamos), volvemos al Santuario donde dejamos el coche, pero por otra senda que discurre fuera de bosque. Hay que coger la pista (de coche) que sale a a derecha del depósito de agua. 

         Ahora nos daremos cuenta de la diferencia que hay entre la ladera de solana (a nuestra izquierda y la de umbría (por la que hemos subido). En la solana nos encontraremos con carrascas de menor porte, pino carrasco de repoblación (tras la tala masiva de encinas que ha sufrido esta montaña durante muchos años por su alta combustibilidad) y estrato arbustivo típico de nuestra región como son las jaras, el tomillo, la aliaga o el cojín de monja. 

         En seguida llegaremos a otro de los elementos culturales y patrimoniales de este parque junto a la carbonera o el horno de cal, como son los neveros. Hablamos de unos antiguos depósitos de nieve, que se conservan en varios puntos del parque así como en la Sierra de Mariola. En estos neveros se almacenada y compactaba la nieve caída en invierno para su transformación en hielo para su posterior comercialización (hay que acordarse que las neveras o frigoríficos que tenemos en casa no han existido siempre). 

Cava Coloma. Gracias a un gran angular pude sacarla entero y que parezca pequeño.
         La Cava Coloma (13m diámetro y 16m profundidad) es uno de los 6 neveros que se conservan en la Font Roja que datan del siglo XVIII. Justo encima de la Cova Coloma se encuentra otro de los puntos más altos del parque, la Teixereta (su nombre se debe a que esta zona se encontraba llena de tejos antiguamente aunque fueron talados hasta su desaparición casi por completo). 

Arce (Acer opalus subsp. granatense)
         Seguimos descendiendo y pronto nos encontraremos con el Mas de Tetuán, que se conserva bastante mal, medio derruido y cuya capilla ha sido expoliada, pintada y destrozada. Y muy cerca de él, otro de los patrimonios del parque, pero esta vez vegetal, el tejo centenario, incluido dentro del catálogo de árboles monumentales de la Comunidad Valenciana, con más de 350 años. 

Tejo centenario (Taxus baccata)
       Justo a la izquierda hay una zona de pic-nic donde podemos descansar, comer, beber e incluso dejar constancia de nuestra visita al parque gracias a un buzón (ahora vacío, no se quién se habrá llevado la libreta ni para qué). 

Fresno (Fraxinus ornus) junto al Teix
        Seguimos la pista forestal que nos llevará al Santuario contemplando la riqueza floral del parque con los quejigos, las encinas, los arces, los fresnos y los olmos que nos acompañarán el resto del camino. 

Vistas desde el Mirador de Pilatos
Detalle de la hoja de un arce (Acer opalus subsp. granatense) Uno de los ejemplares mas rojizos que encontré.

        En está zona nos vamos a encontrar con bastante roble valenciano, muy parecido a las encinas pero con la hoja amarilla/marrón ya que es de hoja marescente, es decir, la hoja permanece todo el invierno y no cae hasta que sale la nueva en primavera. Al contrario que la encima (Quercus rotundifolia) cuya hoja es perenne. 

Quejigo o roble valenciano (Quercus faginea)

        Además, en este camino de vuelta nos encontraremos otra figura de protección muy presenta en el parque, la microrreserva de flora. Concretamente la Microrreserva del Mas de Cotet. En la cumbre del Menejador hay otra, y dos mas repartidas por el parque. 

Cómo llegar


Texto y fotografías: Fran Mercader Román

Comentarios

  1. Por si fuera interesante o de utilidad para vosotros, para vuestros compañeros de ruta o para los lectores de vuestra web, tengo publicado el siguiente blog:
    plantararboles.blogspot.com.es
    Se trata de un manual sencillo para que los amantes de la naturaleza podamos reforestar, casi sobre la marcha, sembrando semillas producidas por los árboles y arbustos autóctonos de nuestra propia región.
    Salud,
    José Luis Sáez Sáez

    ResponderEliminar

Publicar un comentario