Anillamiento en el Clot de Galvany

          ¿Pensáis que en el fin de semana no trabajamos? Pues estáis equivocados, este sábado, Más allá de la ciudad ha tenido el placer de asistir a una jornada de anillamiento en el Paraje Natural El Clot de Galvany de Elche.    

        La jornada empezaba con buen pie, el despertador no ha sonado a las 6 a.m, pero mi madre siempre tan atenta me despierta un poco más tarde. Sin desayunar e intentando no hacer ruido preparo mi mochila, la cámara, las botas y aún de noche salgo hacia este paraje que tanto me gusta.


     Una vez allí aparecen Jana (estudiante de Biología y futura anilladora) y Juanma (del departamento de Ecología de la UMH y anillador), yo sabía que hoy era día de aprender. Ya he ayudado en alguna ocasión a Juanma con el censo de rapaces en el P.N "El Hondo" de Crevillent y Elche, pero esta ocasión era diferente para mí, y he intentado apuntarme cosas y memorizar para compartirlo con vosotros.

Un pájaro en pleno vuelo y en condiciones de poca luz, no la puede ver
    Son las 7:30 am y comenzamos a montar en un lugar especial la red japonesa, también conocida como red niebla para uso científico, con una longitud de unos 72 m (6 redes de 12m de largo y 2,40m de alto). Una vez instalada solo queda montar la mesa con las reglas, anillas, hoja de anotación, el peso y a esperar. Se revisa la red cada hora hasta las 12:30 am. Pero antes un poco de anti-mosquitos porque nos van a comer.




      El primer pajarillo en caer en la red es una curruca capirotada (Sylvia atricapilla), empieza la acción, con mucho mimo y cuidado Jana la saca de la red y nos vamos a la mesa, donde se le coloca una anilla en la pata, con un numero de identificación y le realizan algunas mediciones del ala, grasa, músculo y peso, además Juanma nos explica como saber si es macho o hembra (en esta especie es muy fácil: hembra cabeza naranja, macho cabeza negra. Y si es joven o adulto, esta última parte es más compleja ya que hay que distinguir tipo de plumas, ciertas tonalidades y demás detalles que con la práctica se van aprendiendo.


     Mientras llega la hora para visitar la red, nos acercamos al observatorio de la charca de las anátidas dónde nos encontramos fochas, gallinetas, patos cuchara, cerceta pardilla, zampullines, y para sorpresa nuestra un martín pescador (Alcedo atthis) hembra (se puede saber por la coloración de la parte inferior del pico, si es naranja es hembra, si es negra es macho), con su precioso plumaje azul y naranja, los tres embobados seguíamos los movimientos de este maravilloso bichejo.

Jana con mucho cuidado lo libera
     Toca volver a trabajar, y hay que visitar la red. Esta vez nos encontramos con un ejemplar de cetia ruiseñor o ruiseñor bastardo Cettia cetti y un ejemplar de petirrojo Erithacus rubecula. Con el petirrojo yo tenía una duda, y les pregunto que como se puede saber el sexo, a lo que su respuesta fue que no se puede saber, no hay nada diferente entre los dos sexos, algo más que he aprendido.





Zorzal común
       Y en la siguientes visitas nos encontramos un ejemplar de zorzal común (Tordus philomelos) muy chillón. Además Juanma nos explica que cuando tienen el pico abierto y no apreciamos el canto, es porque emite en ultrasonido.

        En otra visita nos aparecen dos ejemplares de estornino pinto (Sturnus vulgaris), personalmente no lo había visto de cerca, y al verlos me quedé alucinado con su precioso plumaje negro con iridiscencias moradas, azules, verdes… ¡no podía dejar de mirarlo! Para saber el sexo de estos ejemplares se puede mirar el plumaje del pecho (la pluma de la hembra es más redondeada y con poca iridiscencia, y el del macho alargada y más colorida), el ojo también nos puede ayudar (la hembra tiene el ojo de marrón claro, y el macho más oscuro).

Estornino pinto


     Y por último caen en la red dos hembras de curruca capirotada (Sylvia atricapilla) y si…llegó la hora de enfrentarme a aprender a coger estos pajarillos, sacarlos de la red y meterlos en la bolsa de tela, y aunque con ayuda de Jana y Juanma para sacarlos de la red (Sí, soy un poco manazas) consigo poder mantener uno en la mano (que además hizo de vientre en mi mano, muy colorida por cierto), con mucho cuidado para no dañar a la curruca. Y como ya he dicho que soy un manazas, una vez en la bolsa hay que sacarlos, y claro… ¿Quién me tuvo que ayudar para cogerlos bien? Pues si, ¡Jana! Una vez fuera de la bolsa, ya les dejé que terminaran el trabajo.

        Y esto es todo sobre la mañana de anillamiento, ¡donde he disfrutado mucho y he aprendido más! Y espero que vosotros si tenéis ocasión acompañéis a algún anillador en una de sus jornadas, 100% recomendable. ¡Un saludo y hasta la próxima!es


PD: No os vayáis sin ver las fotos del final!!
Eutimio Martínez

Comparando plumaje de curruca capirotada, hay que tener experiencia para distinguir las edades
Currucas capirotadas, hembras (recuerda, la coloración naranja de la cabeza es de la hembra)
Estorninos pintos, arriba Hembra y abajo Macho
Estornino pinto en la red de niebla
Diferencias de colas de estorninos, en la parte superior Hembra,y en la posterior Macho
Coloración del plumaje de los Estorninos pintos, izq hembra, drcha macho 
Comparando alas y coloración de los estorninos, el macho es más colorido (derecha)
Diferencia de coloración de ojos, izq hembra con un marrón más claro, derecha macho, mucho más oscuro
Diferencias del plumaje en el pecho, izquierda hembra, con un plumaje más redondeado. Derecha macho con un plumaje más alargado
Juanma, experto anillador, con un petirrojo y un zorzal común
Cetia ruiseñor o Ruiseñor bastardo anillado
Jana y Juanma soltando a las Currucas capirotadas
Jana y Juanma liberando a los Estorninos pintos

Comentarios